martes, 26 de marzo de 2013

LA GUERRA CIVIL. SALCEDA Y SALVATIERRA DE MIÑO, HISTORIAS DE


Se han escrito ríos de tinta sobre la contienda fratricida que enfrentó a nuestros abuelos durante la guerra civil española y en su mayoría han sido páginas luctuosas que conformaron una crónica negra de nuestra historia reciente. Sin embargo, alguno de esos episodios no siempre arrojó un saldo de muerte como se desprende de los documentos pertenecientes a la Fiscalía del Tribunal Supremo, que en el año 1941 daba fe de las personas muertas o desaparecidas en circunstancias violentas durante lo que el órgano judicial del régimen, vino a llamar denominación roja. Otros hechos de guerra, sin embargo acabaron con penas de muerte y juicios sumarísimos. A continuación reproducimos algunos hechos acaecidos en nuestra zona de estudio histórico .

RELACION DE CONDENADOS- CABILDO DE GUERRA. Procedente del archivo militar de Ferrol estos son dos condenados, el primero a pena de muerte, el segundo indultado en cuyos informes  aparecen referencias a hechos que se sitúan en la parroquia de Cabreira y Arantey.

JOSE DASILVA GONZÁLEZ

Es un sujeto de gran actividad revolucionaria, se le ocupó una pistola el día 25 de noviembre y el día veinte requisó armas en  Arantey y Cabreira, parroquias de Salvatierra; puso un petardo en el puente de la Fillaboa, e interceptó la carretera con unos pinos.
José Dasilva González, de 4l años de edad, natural de Portugal, hijo de padres desconocidos y no conoce sus nombres ni apellidos, con domicilio en la Parroquia de Fornelos de la Rivera, de profesión cantero y de estado soltero. Falleció en Vigo, fusilado en el Castro a las once horas y a consecuencia de una intensa hemorragia interna, según comunicación recibida, fue reconocido y su cadáver habrá de recibir sepultura en el cementerio de Pereiró.
Expedido en Vigo el 24 de febrero de l937.
Esta inscripta su defunción en el libro 91, folio 118 vuelto.

ALBINO GONZÁLEZ ALVAREZ
Preguntado: Si en unión de José Macías; Edelmiro Martínez; Germán Merino y otros, hizo una requisa de armas en la parroquia de Arantey, en la noche del 20 de julio de l936.
Dijo: Que encontrándose en la entrada de la plaza del Ayuntamiento al anochecer un grupo capitaneado por Jesús Macías, le obligó a que los acompañase para practicar una requisa de armas en Cabreira y en Arantey, empleando para ello las amenazas que para todos los actos en que intervino, le habían hecho, por lo cual se vio obligado a obedecer.
Por indicación del Alcalde se subieron a una camioneta para llevar a cabo la requisa de armas; comenzamos por dos casas de la parroquia de Cabreira y después de dormir en una panadería, al salir el sol hicimos la requisa en la parroquia de Arantey. Era el Macías el que requería a los vecinos para que entregasen las armas y yo me limitaba a ver dicha requisa. Recuerdo que el médico de Arantey D. Manuel Alonso, se negó a entregar el arma al Macías. En vista de ello, pusieron la camioneta en marcha hacia Salvatierra donde llegamos sobre las once de la mañana.



Expediente correspondiente a la pieza primera del partido judicial de Tuy de las localidades de:- Guardia, La. - Oya . - Porriño . - Rosal, El . - Salceda de Caselas . - Tomiño. - Tuy .
Contiene: - Oficios.
- Estado nº1: relación de personas residentes en este término municipal, que durante la dominación roja fueron muertas violentamente o desaparecieron y se cree fueron asesinadas.
Fiscalía Tribunal Supremo
CODIGO:ES.28079.AHN/2.1.2.35.1.10//FCCAUSA_GENERAL,1315,Exp.57






















Expediente correspondiente a la pieza primera del partido judicial de Puenteareas de las localidades de: - Mondariz. Mondariz-Balneario.- Nieves, Las . - Puenteareas . - Salvatierra de Miño .
Contiene: - Oficios. 
término municipal, que durante la dominación roja fueron muertas violentamente o desaparecieron y se cree fueron asesinadas.
ES.28079.AHN/2.1.2.35.1.8//FCCAUSA_GENERAL,1315,Exp.55















FUENTES:

 -La Amargura de la guerra en Salvatierra de Miño.Juan José Pino Álvarez

-La Amargura de la guerra en Salvatierra de Miño.Juan José Pino Álvarez
https://sites.google.com/site/corzans/amargura-guerra-civil-salvaterra

-Archivos digitales de la Fiscalia del tribunal Supremo.



5 comentarios:

  1. Sabes mucho de historia, pero tal vez no sabes que tú vives porque mi tío Indalecio no fusiló a don Arturo y a don Santiago, que debe ser tu abuelo, los entregó en Vigo, vivos, y el oficial que los recibió le dijo ¿Por qué me trae usted a estos¿ Y mi tío le respondió: Mire, se los traigo porque yo no valgo para esto. Lo que se esperaba de él es que los dejara en cualquier sitio, con un par de tiros en el pecho. No ocurrió lo mismo con Bernardo, que era repartidor de pan en Alxen. lo sacaron de la cárcel del ayuntamiento viejo dos guardias civiles de la comandancia de As Neves, lo llevaron caminando hasta la Picada y allí torcieron hacia el matadero y le metieron cuatro tiros en el cuerpo. Eso fue a las tres y media de la tarde, a las ocho fue la mujer del Payas, obligada, a recoger la pinocha junto al cadáver, la metió impregnada con su sangre en un saco, lo cargó y se fue llorando a casa de sus amos. Con esa pinocha o fasco se encendió esa semana el fuego. No se para que te escribo. No lo haré nunca más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  2. Pues yo creo que su Tío Indalecio obró con un acertado código ético porque los fusilamientos sumarios que profanaron muchas cunetas en este país definían a sus ejecutores como desalmados que represaliaban en ocasiones por simples rencillas vecinales. Si mi existencia y la de muchas personas debiera rendir tributo a ese tipo de indulgencias seriamos ciudadanos con una macabra deuda hacia los perdonavidas de un régimen golpista que condujo a este país hacia una guerra fratricida. Con todo no entiendo el tono ofendido de su comentario. Interpreto que muestra su desacuerdo con la documentación publicada por los valiosos testimonios que aporta y que yo, tal vez por desconocimiento y cierta ingenuidad, no he reflejado en esta entrada. Si es así agradezco su aportación y simplemente aclarar que este espacio no pretende ser un panfleto ideológico y que mis aportaciones tratan, (aunque no siempre lo consigo) de ceñirse a aspectos históricos constatados ( no son verdades absolutas; la historia la escriben los vencedores) . Y por favor no deje Vd de escribirme, aunque solo sea para abroncarme, porque las discrepancias en cualquier tema, aunque sea uno tan doloroso como el que abordamos, siempre son enriquecedoras. Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Hola, Jesús. Me alegro mucho de que por fín se haya resuelto este mal entendido, que podría deberse a un desconocimiento mío del uso de las erramientas de internet. Estaba muy molesto contigo, porque te envié (o creí haberte enviado) cuatro o cinco mensajes en los úlimos dos años sin recibir respuesta a ninguno. Lo tomé como una ofensa personal porque siempre he creído (tal vez muy equivocado) que eres sobrino de Nahir Presa, la mejor compañera de mi padre en al ayuntamiento de Salvaterra de miño entre 1950 y 1970 (cosa que te comuniqué -o creí que te había comunicado- en un par de ocasiones, también sin respuesta). Mi padre apreciaba muchísimo a Nahir, y respetaba mucho a don Santiago. Has de saber que estoy persuadido de que pienso exactamente como tú en materia de guerra civil. He enviado un pequeño trabajo con la información que he recogido de mi familia, porque no quería que algunos testimonios -como la tragedia de Bernardo- se perdiera para siempre, y soy yo el único depositario. Fue testigo un niño que era mi tío, con once años. Me siento orgulloso de que mi familia, en cuya casa (piso superor) el teniente Villarrubia hizo la primera declaración del esado de guerra, tenga las manos limpias. Lamentablemente mi tío Alfonso era falangista, murió tuberculoso a los 26 años y sé que no hizo daño a nadie. Me gustaría que los diez fusilados de Salvaterra en el monte del Castro, en Vigo, figuren allí con sus nombres y apellidos, como víctimas del golpe de estado de 1936, que fue el causante de todo el derramamiento de sangre que hubo en España. Me gustaría que los nombres del quince o veinte fusilados de Salvaterra de Miño figuraran con nombres y apellidos, porque defendieron el gobierno legítimo de la República, pero perdieron y fueron eliminados. Ahora que ya conoces mi opinión, si quieres podemos seguir hablando, pero ya no estoy molesto contigo. La comunicación es la base del entendimiento. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no sabes cuanto celebro el recibimiento de este mensaje. He de decirte que yo tampoco soy un lince en las nuevas tecnologías y prueba de ello es que estaba en la creencia equivocada de que había creado una alerta ( una suerte de mensajería vinculada al correo electrónico) que me avisaría de mensajes recibidos en el blog para que en ningún caso quedaran sin responder y mi sorpresa es que en el día de hoy 27-11 reparo en tu mensaje que no fue reportado a mi correo electrónico con lo cual lo contesto con una imperdonable demora un mes y medio más tarde. En cualquier caso decir que ¡claro que podemos seguir hablando¡ y para mi sería un placer escuchar el testimonio de alguien que pueda aportarme conocimiento sobre ese periodo tan triste de nuestra Historia pasada. Lo cierto es que tengo un poco abandonado este espacio por motivos de trabajo y estudios pero no descarto ese encuentro del que te hablo. Si te apetece envíame tu teléfono a mi correo electrónico jesuspresa@hotmail.es tienes mi compromiso de que he de llamarte para hablar personalmente, porque....... esto de internet es una maravillosa herramienta pero yo prefiero el mundo real al virtual, escuchar la voz de alguien a leer unos caracteres digitales que queda como muy frio. Te envio un abrazo. Jesús.

      Eliminar

jesuspresa@hotmail.es