domingo, 20 de noviembre de 2016

MANUEL MARIÑO MENDEZ- O ingrato premio do exilio.




As veces sinto que estou traizoando a historia por todos aqueles retazos do seu corpo que no son quen de aloumiñar, porque ela, é unha dona a que a hai que tratar como amante fiel sin agachar nada que desdibuxe ese idilio. Trátase dun empeño desigual porque o tempo alimenta súa grandeza en tanto que ese mismo tempo empequenece o noso vagar de seres temporais. Así, dende a metafórica expresión de este prefacio tento saldar a miña debeda co achadego alguns anos atrás da figura de Manuel Mariño, que me fixo sentir a necesidade de publicar un post reinvindicando o seu espíritu demócrata e loitador, ainda que certos impedimentos loxísticos me tiveran nunha via morta. De xeito, ese prurito impulsa a decisión de difundir este traballo, porque ainda que inconcluso, aporta certas pinceladas descoñecidas da vida de este persoeiro. Mariño,  non merece este ostracismo que deixa en tan mal lugar o meu preguiceiro romance con aquela devandita moza chamada Historia.


 “Jefe contumaz del socialismo y del movimiento revolucionario de Salvatierra…… Políticamente, según criterio de la Guardia Civil, es un elemento peligroso. Procesado en rebeldía, es la figura central de todo el proceso por los sucesos de Salvatierra”  Fuente: La amargura de la guerra. Juan José Pino Alvarez

Este perfil extraído de los juicios sumarios realizados por el aparato franquista nos permite intuir que el ideario que acompañaba a Manuel  Mariño Méndez no era del agrado del Régimen, ya que el máximo regidor municipal, en ejercicio de sus funciones y con una elevada responsabilidad de estado, luchó por mantener el orden político legalmente establecido ante la sublevación franquista, circunstancia esta que precipitaría su exilio forzoso.

Su historia comienza un 11 de Febrero de 1877 en una parroquia de Salvatierra según se desprende de su partida de nacimiento:*

HOJA DEL LIBRO DE BAUTIZOS Nº 79 


  “En la iglesia parroquial de San Pelayo de Fiolledo Diócesis de Tuy distrito municipal de Salvatierra partido judicial de Pontareas y provincia de Pontevedra yo Don José Antonio Pérez Ribera, abad párroco de la Iglesia parroquial de San Pelayo de Fiolledo en el día 11 de febrero de mil ochocientos setenta y siete bauticé solemnemente un niño que nació el día anterior a las dos de la tarde, hijo legítimo de Antonio Merino * y Alberta Méndez naturales y vecinos de esta parroquia, abuelos paternos Francisco Merino natural de San Lorenzo de Salvatierra e Isabel Barbeito, natural y vecinos de esta, abuelos maternos Joaquin Méndez y María Dominguez de esta vecindad. Púsele por nombre Manuel. Fueron sus padrinos Don Manuel Avalle y su hermana Doña Elisa, solteros, vecinos de Pontareas a los que advierto de lo que deviene del ritual romano. Son testigos Manuel Carrera y Domingo Groba, casados, de esta vecindad, todos de oficio labradores menos los padrinos que son propietarios y para que conste lo firmo en día de la fecha “

Nota- En su partida de nacimiento aparece literalmente Merino. Entendemos que se trata de una castellanización del apellido Mariño, dado que en la partida de nacimiento de sus hermanos, Constante, María del Consuelo o Aurelia y con grafía distinta aparece correctamente su apellido Mariño”


Nada ha podido aportar este cronista al periodo de juventud de Manuel Mariño. Creció en una familia numerosa rodeado de hermanos de los que debió ser el mayor. Hemos registrado en partidas bautismales a Maria del Consuelo Mariño Mendez (17-10-1880), a Aurelia Mariño Mendez(7-10-1886) a Constante Mariño Méndez (25-7- 1887). Algunas referencias nos hablan de su asistencia a la escuela de Oleiros, aunque este apunte se hace como una mera conjetura:

Home culto, amante da lectura e dunha ben cuidada caligrafía, cousa pouco corrente, tal ves fora á Escola da Fundación benéfico-docente do teniente coronel retirado D. José González de Oleiros. Mariño dende ben mozo mostrou inquietudes sociais, tanto por crear escola como por redimir a miseria da aldea”.


Manuel Mariño vive una época marcada en la zona del Condado por lo que algunos Historiadores vinieron a llamar la “Explosión Agraria”. Fueron impulsores de este fenómeno entre otros, personajes como el Abogado republicano Amado Garra, fundador de “ El Tea” y,  posiblemente acontecimientos como el “Mitín del Puño” en Cristiñade en 1911 o la muerte del dirigente agrario en Salvatierra Francisco Rodriguez “Pancho”, marcaron el espíritu beligerante del dirigente de Salvatierra.

 Según el estudio de Henrique Herves (Agrarismo y Societarismo campesino en el Condado 1900-1936) publicado en la revista de Estudios Soberasum ) Manuel Mariño aparece como socio fundador de la Sociedad de Agricultores “El Progreso” de Fiolledo, Oleiros y Salvatierra (1913). Asimismo, actuará a partir del año  1921, -fecha en la que se constituye de la mano de Manuel Puente la Unión Progresista del Distrito de Salvatierra de Miño en Buenos Aires- como su representante en el municipio, de forma que la Unión colaborará con la Federación Agraria de Ponteareas durante 1924-1925 en la creación de cuatro nuevos sindicatos agrícolas, en Oleiros, Salvaterra, Pesqueiras y Meder.    



Con fecha 24 de Marzo de 1924, bajo la Presidencia del Delegado Gobernativo Señor Martínez y siendo Alcalde de la Corporación Don Francisco Piñeiro Groba, Manuel Mariño es elegido Primer Teniente Alcalde, al lado de Antonio Pérez Ojea como Segundo y Ángel Rodríguez Martínez como Tercero, dejando atrás una negra etapa marcada por la hegemonía del cacique Ramón Alonso.




En el año de 1930 en la Casa del Pueblo de Madrid,  “La Federación Nacional de Trabajadores de la Tierra”, en convocatoria hecha por la UGT, llama a su participación a las federaciones agrarias de toda España. Manuel Mariño tendrá un papel relevante en todo este proceso.

Transcribimos del documento original literalmente:

Representacion- “Las secciones representadas en el congreso como asimismo los nombres de los compañeros que asistieron al mismo, son los siguientes:
Sociedad Obrera de Fiolledo, Oleiros, Salvatierra, Leirado de Salvatierra: Manuel Mariño con 310”

Primera Reunión- Celebrada el 19 de Octubre de 1930, a la que asisten los siguientes compañeros: Navarra: Salustiano Luri; Andalucia Oriental: Francisco Zafra; Galicia: Manuel Mariño…..

Tercera Reunión- Celebrada el 22 de Octubre de 1931, a la que asisten los compañeros siguientes: Aragon: Juan Sancho; Asturias y León: Santiago Alvarez; Extremadura: Manuel Márquez; Galicia: Manuel Mariño.

Elección de Delegados Regionales- Dando cumplimiento a los Estatutos se procedió a hacer la elección de los compañeros que habían de ostentar los cargos regionales. Hecho el escrutinio, las designaciones recayeron en los compañeros siguientes:
Andalucía- Francisco Zafra de Montilla (Córdoba)
Aragón- Juan Sancho García de Ejea de los Caballeros ( Zaragoza)
Galicia- Manuel Mariño de Salvatierra de Miño

Altas y bajas- A continuación se inserta la relación de organizaciones que a 30 de Junio de 1932 pertenecen a la Federacion Nacional de Trabajadores de la Tierra

 

En otro orden de cosas y buscando lo meramente anecdótico podemos evocar algún pasaje vivido por Mariño y rescatado de las hemerotecas como el día que su hermana Aurelia es atropellada por un tren en la Estación de Salvatierra sufriendo heridas de consideración en Octubre del año 1923 o aquel otro más pintoresco pero esclarecedor de su firme postura anticaciquil y anticlerical, en la que se le impone una sanción de 100 pesetas de la época al ser denunciado por el cura párroco, a la sazón, José Pérez Redondo, por falta de respeto al culto(3 de Mayo de 1928).

Con la llegada de la Segunda República y mientras mantiene esta intensa actividad como agrarista es nombrado Alcalde de Salvatierra entre los años 1931 a 1934. Durante esta legislatura promovió la escuela de niñas en el año 1932 y construyó a Ponte do Ferrón.

 

Entretanto su relación con Manuel Puente se afianza fruto de muchos años de afinidad personal e ideológica. Tres años antes de la llegada a la alcaldía de Salvatierra de nuestro personaje y en el mes de junio de 1928 su entrañable amigo, Manuel Puente, en calidad de Presidente de la “Unión Progresista” de Buenos Aires, arriba al puerto de Vigo a bordo del transatlántico “Antonio Delfino”, en compañía de su esposa Cesira Flogia. En los muelles Don Manuel Mariño junto con otros destacados agraristas (Camilo Rodríguez, Manuel Pérez Troncoso) aguarda la llegada del Acaudalado Empresario. Pocas semanas después ambos, Mariño y Puente, visitan las dependencias donde tiene su despacho el Gobernador Civil para cursar la oportuna invitación al mandatario al acto inaugural de un edificio en Salvatierra. En ausencia del Gobernador son recibidos por el Delegado Provincial don Miguel Martínez, que alude algunos contratiempos con las fechas. El entendimiento y complicidad de los dos dirigentes agrarios, se pondrá de manifiesto en la inauguración del edificio de la Sociedad Progresista de Salvatierra de Miño, acto en el que ambos se prodigaron en reciprocas muestras de ensalzamiento. (Articulo siguiente) Esta relación habría de tener en el futuro una crucial influencia en el destino del ahora alcalde, aunque esto es parte de acontecimientos venideros.




En febrero de 1936 retoma la alcaldía de Salvatierra de Miño en un año que habrá de fatídico para todas aquellas personas con ideología “sospechosa”, tal era su caso por ser militante de la izquierda republicana. El 18 de Julio de 1936 se produce la sublevación contra la que Mariño intentará combatir con los medios a su alcance como regidor de la villa.


Cuando comprende que todo está perdido pasa a Portugal ayudado por vecinos de la villa. Sus pertenencias y su casa son saqueadas apenas pone sus pies en la otra orilla. Algunos apuntes (https://xastredacarqueixafiolledo.com/) sobre este particular señalan que recibió ayuda de los falangistas Carlos Suárez Orge y el médico de Arantei Arturo Queimadelos ( a bordo de cuya piragua atraviesa el curso fluvial del Miño) aunque en otros foros se habla de que recibió ayuda de Alfonso Gonzalez Troncoso. Ambas versiones resultan verosímiles, si bien y aunque resulte arriesgado desde la perspectiva de los años, nos resistimos a etiquetar al galeno Queimadelos en la órbita falangista más allá de una pose para lidar en tiempos difíciles. Sea como fuere, tiene lógica la ayuda de Don Arturo Queimadelos a Manuel Mariño por cuanto este último había contribuido con su apelación unos años antes (1930) a resolver un litigio que había enfrentado por la propiedad de la plaza de médico en Salvatierra a este con Don Manuel Alonso Fernández.

De su periplo en Portugal las páginas se quedan en blanco. Mis indagaciones me llevan a la certeza de que debió ser un periodo duro de supervivencia, por lo que se desprende del hecho registrado de su aprehensión por la Policía Internacional y de defensa del Estado PIDE entre los meses de Agosto a Octubre del año 36, según se colige del Registro geral de Presos, Serviços Centrais. Nº 3655. El Historiador Don Manuel Lamas confirma este hecho y detalla su detención en Portugal y su reclusión durante un mes en los calabozos de Monçao y posterior traslado a la capital.  De cómo esquiva este giro del destino se apunta desde la fuente citada a la ayuda del Embajador Español. Nos imaginamos además la mano amiga de la Comunidad agrarista en Argentina movilizando a la no menos numerosa Comunidad Gallega en Lisboa y sobres manoseados de escudos sobornando a los esbirros de Salazar.  

Algunos años más tarde, en 1939, hay referencias orales que no puedo contrastar de su presencia en Tarragona, Reus y Barcelona, desde donde logra pasar a Francia. Una vez en el país galo, se dirige a la ciudad de Burdeos donde logra embarcar en el paquebote Formose, con destino a Buenos aires donde llegará el 19 de Agosto de 1939, culminando así un largo y desesperado exilio.


 


A salvo ya y en un país extranjero pero amistoso -en contraposición a aquel país propio pero tan hostil- Manuel pone fin a tres largos años de éxodo y se reencuentra con su viejo amigo Manuel Puente. http://largandolastreyletras.blogspot.com.es/2011/02/historias-de-salvatierra-de-mino-un.html  En el mismo año de su llegada recibe un homenaje de la Sociedad Unión Progresista del Distrito de Salvatierra de Miño. Manuel Puente tiende una vez más una mano al amigo y se compromete ante el Director de Inmigración argentino a proporcionarle trabajo a Mariño en una fábrica metalúrgica de su propiedad o, en su defecto, en los negocios de joyería o garajes de automóviles que atendía.

Como buen Gallego Mariño debió sentir pronto los aires de morriña. Con el decreto del 9 de octubre de 1945 aprobado por el gobierno Franquista se concede el indulto al condenado por delito de rebelión militar. El dirigente encontrará la motivación que buscaba para regresar a su tierra. A finales de los años cuarenta regresa a su querido barrio de a Salgosa, en Fiolledo y es allí donde pone fin a sus días (según nota al margen que figura en su partida bautismal) el 15 de febrero de 1967 en el barrio de Salgosa. Fiolledo. Murió longevo con una provecta edad.


A bo seguro que recibiu a morte sereo, canso de fuxir dela e sabedor de que seus ósos terían un lugar no Camposanto da súa aldea. El sabía que a ignonimia ensañárase con seus compañeiros de fatigas e que moitos deles ainda seguían agochados en cunetas e baldíos.



Manuel Puente o seu amigo de toda unha vida fora fundador da editorial “Nos” promovendo as edicións de “As Cruces de Pedra na Galiza”, “Albumes de Guerra”, e “Sempre en Galiza”. Nesta obra o inmortal Castelao deixou escrito: “O verdadeiro heroísmo consiste en trocar os anceios en realidades, as ideas en feitos”, sen dubida referíndose sin sabelo -ou cecais non- a todos aqueles que como Manuel perseguiron, ainda a risco da sua vida, o anceio dunha sociedade mais xusta.






FUENTES:

Archivo diocesano de la Catedral de Tuy.

 Henrique Herves (Agrarismo y Societarismo campesino en el Condado 1900-1936) publicado en la revista de Estudios Soberasum.

Transterrados y emigrados: una interpretación sociopolítica del exilio gallego de 1936 Xosé M. Núñez Seixas y Ruy Farías Universidade de Santiago de Compostela.

La amargura de la Guerra civil en Salvatierra de Miño. Juan José Pino Alvarez.

Pagina web-Blog http://xastredacarqueixafiolledo.com/ Administrador Don Manuel Lamas

Centro de studios Migratorios latinoamericanos.

Arquivo Nacional Torre do Tombo

Hemeroteca- La libertad, Pueblo Gallego, La Gaceta de Madrid.....

*- Nota: Cabe la posibilidad de un error de transcripción de los archivos parroquiales a los archivos de la Diócesis por cuanto en estos últimos aparece como fecha de nacimiento el  11 de Febrero de 1877 y en aquellos el año 10 de febrero de 1882. Nos inclinamos por la segunda fecha dado que en los mismos archivos Diocesanos ponen fecha de nacimiento a su hermano Constante Mariño Méndez en el mismo año de 1887 en el mes de Julio, supuesto este del todo improbable por razones obvias.


Agradecimientos a Don Manuel Lamas, Don Antón Lorenzo.

viernes, 28 de agosto de 2015

RESONANCIAS DEL MOTOR EN SALCEDA DE CASELAS Y SALVATERRA DE MIÑO

Desde aquellos primeros automóviles a nuestra época, los medios de transporte han evolucionado en sus diseños y tecnologías. Lo han hecho también las infraestructuras por las que transitan. Daremos un breve repaso a este proceso centrándonos en la zona a la que venimos dedicando tradicionalmente estas informaciones (Salceda de Caselas y Salvaterra de Miño, Principalmente)

Plaza de Abastos. Esfarrapada-Salceda de Caselas- AMI


Las primeras matriculas de las que tenemos constancia en la Provincia de Pontevedra fueron en algún caso pioneras: PO-2 (1903) , PO-10 (1904) PO-12(1905) PO-17 (1906)PO-31 (1907), PO-54 (1908), PO-65 (1909) PO-84 (1910) PO-107 (1911) PO-135 (1912) PO-180, (1913) ETC. 


Manuel Alias "Primo" a la izquierda de la imagen Barreiros 115 Salvaterra a la derecha Suso Presa


La irrupción de estos- para muchos- espantosos artefactos, produjo importantes cambios en la Sociedad de la época. Se hizo necesaria la construcción de carreteras y dieron un vuelco las comunicaciones. Se aprobaban los expedientes de expropiación de fincas: En Salvaterra y Salceda de Caselas y para el tramo segundo de Porriño a Salvaterra se dotaba un presupuesto que hoy se nos antoja ridículo de 61.636,10 pesetas y  6.772,45 respectivamente  (  fecha 28 de mayo de 1920)

Empresa Ojea 4 de mayo de 1936 El Tea
Empresa Raul. 27 de Julio de 1930 Semanario Nueva Cañiza

Las preocupaciones y las demandas sociales pasan a contemplar aspectos derivados de la importancia de las comunicaciones. En Salceda de Caselas y según recoge El Correo de Galicia, una representación del pueblo hace patente su disgusto al Ayuntamiento ante las deficiencias observadas en la concesión del transporte de viajeros entre Salvatierra y Vigo a lo que la corporación municipal acuerda nombrar una comisión para plantear esta demanda ante la Junta de Transportes.





Transportes Viuda de Carlos Suarez



Se sancionan nuevos servicios entre las diferentes poblaciones: “ Se ha puesto en circulación el servicio de automóviles entre Salvatierra y Mondariz para recoger a los viajeros que lleguen en el tren correo y en el tren rápido de Madrid” 26 de Junio de 1912”



O por el contrario la supresión de una parada es susceptible de convertirse en noticia como ocurre algunos años después en la parroquia de Uma: Parada-coche de línea: El coche de línea de la Empresa Raul, con servicio Mondariz-Vigo (Ida y vuelta) por estas parroquias de Uma-Guillade-Batallanes, anulará las tradicionales paradas del Puente y del cruce de Batallanes, creando una nueva y única parada delante del comercio y panadería del Señor Outón Rodríguez ( Casa Nube en Uma). Rogamos se tenga en cuenta esta innovación.  Diciembre 1968





Por otra parte los beneficios del transporte tienen por contrapartida una cara menos amable. Comienzan a producirse accidentes que en muchos casos ocasionan considerables pérdidas de vidas humanas, como este ocurrido en Fornelos que provoca la muerte de un joven y heridas graves a otro:  (Buscar el accidente del confurco)






El Compostelano 5 de agosto de 1924


Curiosamente años más tarde  un periódico diferente deja constancia de un accidente similar en el que se ve implicado una víctima del accidente anterior: Luciano Fernández Souto que tiene escrito en su destino los percances viarios en vehículos pesados.

11 DE ABRIL DE 1929



En algunos casos como en este otro ocurrido en la Fillaboa de un transporte de la Fabrica “ Candeira Y Cia” no hubo que lamentar pérdidas de vidas humanas

 6 de agosto de 1924


El  mal estado de las carreteras era causa frecuente de percances automovilísticos que engrosaban una incipiente estadística de accidentes y siniestros varios.

 11 DE ABRIL DE 1929
12-DICIEMBRE DE 1929




Y cuando no resultaba del mal estado de las vías o de la imprudencia de los conductores se sumaban factores imponderables o vacunos:

 1 DE JULIO DE 1960



El transporte sirve como dinamizador de las economías locales favoreciendo el intercambio de productos en mayor cantidad y a mayor distancia permitiendo el transporte de pasajeros y enriqueciendo las relaciones con otras comunidades tradicionalmente más alejadas.


Fotografía del Libro Vigo por Magar. Panadeiro de Tortoreos en la calle Arenal año 1964




Los servicios de autobús abrían nuevas oportunidades al ocio conociendo nuevos lugares:
 Jóvenes de Salceda de Caselas en una excursión a la Isla de la Toja en 1965


Jóvenes de Salvatierra en la Toja



Grupo de jóvenes de Salvatierra en la Toja
Si bien es cierto que genera problemas nuevos a los que las autoridades deben enfrentarse:



15 de Diciembre de 1929

24 de Abril de 1970



No obstante la adquisición de un vehículo, especialmente en los felices veinte, no estaba al alcance de cualquiera. El precio de uno de estos revolucionarios medios de locomoción en la época era realmente prohibitivo y solo algunos privilegiados y adinerados ciudadanos podían permitírselo, Un Pontiac Fisher de seis cilindros se anunciaba en el año 1929 por 8700 pts  y la ciudad de Vigo era el lugar donde se realizaban estas transacciones.( Garaje Arosa, Vigo Garcia Barbon 22 BUICK- Chevrolet, o tambien Donnet-Zedel y Renault, Sr Andre Baud Policarpo Sanz 31). Como reflexión diremos que el precio de estos autos suponian autenticas fortunas teniendo en cuenta que en esta época una Perra Gorda ( 10 céntimos de peseta) nos permitía adquirir aceite, pan u otros artículos de primera necesidad y existía todavía la perra chica ( 5 céntimos de peseta)

Mayo de  1927



Así pues, no era de extrañar que una buena parte se desplazase en bicicleta ( el que podía) y que algunos irrumpieran en las fiestas y romerías con las perneras del pantalón de tergal sujetas con gomas o pinzas para otorgarse el estatus de poseedor de una bicicleta, lo cual era considerado como un signo de solvencia y prosperidad personal, aunque todo hay que decirlo, en aquellos tiempos como en estos, los había que iban de farol, y no habían tenido más remedio que llegar a la fiesta por su propio pie. En fin, picardías de la época aparte, comenzaron a aparecer también las motocicletas y Motocarros que poco a poco formaron parte del paisaje urbano.


Motoristas de Salvaterra saliendo de la Estación. Finales de los 50.
Dos mozas garridas sobre una Montesa Impala


Maria Elena Muiños, María Luisa Rivera, María Elena Malvar,
 Maria Carmen Soto y Esther Presa en la Estación de Salvaterra


Desde los periodos de posguerra a nuestra época se produce un crecimiento exponencial del uso del automóvil. Ademas de un instrumento de trabajo y desplazamiento, el coche se convierte en todo un símbolo de bienestar. En los años 60 y 70 comenzamos a ver en España los primeros haigas. Debió resultar curioso a mediados de los 60 ver circular por las precarias carreteras de Salceda este Mastodonte americano fabricado en Argentina. Se trataba de un Rambler Clasicc Crosscountry modelo 660 de 1963, con casi 4000 cc. Posiblemente muchos niños de la época, hoy sexagenarios, guarden en su retina el paso de este imponente vehículo que llegó a Salceda de mano del Empresario Coruñés Manuel Patiño. Este emigrante emprendedor, había conocido durante su etapa en la emigración a una muchacha de Pegullal: la jóvén Elsa Souto Suárez, hija de Antonio Souto de Alxén y de Natalia Suárez de Pegullal contrayendo matrimonio y afincándose en Buenos Aires

  Las dimensiones del vehículo hicieron necesario ampliar el camino de acceso a la casa de Doña Natalia Souto situada en la cercanías de la actual poza de Lamela. En la primera foto Gustavo Patiño, el niño que desde la trasera de la ranchera mira a la cámara. (Foto de Familia Elsa Souto, y sus hijos Gustavo y Marcela Patiño)




Pulsa/preme na imaxe



FUENTES:
-Hemeroteca :Semanario Nueva Cañiza, El Tea, Pueblo Gallego, El Correo de Galicia, El Compostelano
-Vigo por Magar II- Edición Manuel Bragado. Edición Xerais de Galicia
-Web site- http://www.matriculasdelmundo.com/year.php
-Agradecimientos a Elsa Souto,Gustavo Patiño y Marcela Patiño.

ESPACIOS RECOMENDADOS




Entre los gadgets y enlaces que se pueden utilizar como vinculo para acceder a otros espacios de interés desde este blog, incluimos con satisfacción en la parte derecha de la pantalla dentro de "ESPACIOS QUE OS RECOMIENDO" la pagina http://lazoiro.org/, Desde este lugar podréis ampliar información sobre aspectos derivados de la historia de Salvatierra de Miño. http://memoriadesalvaterra.lazoiro.org




                                                                                       Video Presentacion Memoria de Salvaterra.
                                                                                        http://lazoiro.org/




sábado, 18 de abril de 2015

CARTA A ANGELINA



 In Memóriam de José Dominguez y Angelina Estévez y de todos los represaliados durante la Guerra Civil Española.





Angelina es un nombre sonoro. Tiene ese timbre sutil y vaporoso de las mujeres que son amadas. Y la voz que callan los verdugos con sus yugos y flechas, susurra quedamente sus sílabas femeninas como un conjuro de libertad. Entra entonces esa luz insurgente que a borbotones se filtra entre los barrotes de la lúgubre estancia de un presidio.

Angelina es el bálsamo para la voz silente, para la palabra domeñada por la barbarie y la sinrazón que confina a José Dominguez González entre los aherrojados muros de la cárcel de Vigo.


“ Estimada Angelina :

Por la presente me es grato acusar recibo de tu atenta carta la que me llenó de alegría y satisfacción al enterarme de su contenido....” (texto epistolar carta inédita)..



A menudo, el paso del tiempo otorga a nuestros antepasados una engañosa apariencia de personajes, los envuelve en una indefinida neblina como de ficción a medias, y sus tragedias parecen transitorias pesadillas, y sus felicidades vanos sueños. Pero no: la cuidada caligrafía, el firme pulso, el elegante enredarse unas letras con otras, nos alertan de la rigurosa realidad que se oculta (o se revela, que cada cual lo mire como quiera) tras las líneas de esta carta. José Domínguez González y Angelina Estévez eran reales como los muros que los separaban, y es que José dedicaba las citadas palabras a Ángelina en los aciagos momentos de su reclusión en la Cárcel de Vigo. José, que contaba en este momento con 41 años de edad, había nacido en 1895 en la parroquia de Corzanes, perteneciente al ayuntamiento de Salvatierra de Miño, fruto de la unión de sus padres Francisco Domínguez y Rosa González. 

¿Quién sabe si hoy en algún rutinario paseo por las parroquias de Corzanes o Leirado, en cualquier tránsito por la ciudad de Vigo, volveremos a frecuentar los mismos lugares en los que ellos dejaron una huella indeleble?


Fotografía inédita pasaporte José Dominguez González  cuando contaba con 40 años

                                         

A pesar de la carga de pasado en la foto, la mirada franca de José sigue orientándose al futuro. Sus primeros pasos en la senda del cambio que propugnaba fueron dados en el movimiento sindicalista del gremio de panaderos al que pertenecía. Mantiene una importante actividad realizando labores sociales a través de la sociedad "Hijos de Fornelos", y de manera muy especial en la "Unión Progresista de Salvatierra", donde figura con el número 6 en la nómina de socios.


"El mundo nada puede contra un hombre que canta en la miseria", decía Ernesto Sábato. José Domínguez, al igual que Mariño Méndez y otros muchos olvidados, hicieron de su bonhomía un esfuerzo al servicio de personas desfavorecidas de sus parroquias, un esfuerzo por el cambio en situaciones de desigualdad que requerían la ayuda de asociaciones por ellos fundadas, por ellos representadas. Fue sin duda su canto, un canto a la justicia social en aquella época.



“ Estimados coterráneos:



Un núcleo de convecinos residentes aquí en el año 1921, teniendo entonces en cuenta la situación precaria que afligía a nuestra región y especialmente al distrito de Salvatierra, convencidos de que tales males provenían de la desunión de sus moradores que abandonaban sus propios intereses y dignidad de hombres libres a la voluntad de unos cuantos que sin consideración alguna aprovechaban tales descuidos en beneficio propio. Fue aquello la consecuencia del triste desarrollo de nuestra vida social, política y económica que nos caracterizaba como un pueblo inerte, incapaz de seguir la huella de la civilización moderna.



Por estas sencillas y claras razones los mencionados convecinos juzgando con elevado criterio que toda acción individual era estéril mientras que la obra colectiva resultarían sumamente más eficiente y poderosa a los fines de poder vencer los tantos obstáculos que en la vida moderna aparecían creyó llegado el momento de unir a todos los emigrados del distrito, residentes en Buenos Aires, fundando una sociedad con el fin de propender el mejoramiento del lejano distrito y para cooperar al bienestar de todos los moradores que allá luchaban agobiados por los injustos y excesivos impuestos que se les cobraba.”


*La UP de Salvatierra dio auxilio y apoyo social a muchas personas. Ángela Pazo Moreira, vecina de Arantey fue socorrida en el año 1926 con 1592 pts para reconstruir su casa incendiada, otros como Aurelia Dominguez de Corzanes o Francisco Mariño de Fiolledo al encontrarse enfermos y sin recursos les fue costeado el pasaje de vuelta. En otros casos se pagaron los entierros a socios fallecidos sin recursos e incluso se llegó a pagar el entierro de personas no adscritas a la UP como ocurrió con Manuel Porto Acuña de Salvatierra.

Memoria y balance de la Sociedad 1925-1927 Unión Progresista del Distrito de Salvatierra de Miño en Buenos Aires.


Portada Revista Unión Progresista del Distrito
de Salvatierra de Miño. 25 Aniversario 1946

                                               

Pero ahora, cernido por la sombra de la celda, forzado a contemplar la iterada verticalidad de los barrotes (él ,que bien sabe que el ansiado cambio mal puede lograrse contemplando), ahora actúa en la intimidad, escribe, dialoga en ausencia. José, en realidad, no observa desde la inacción; José sigue actuando; amar es actuar:





"Angelina no sabes tú bien el aliento que me has dado con tu afirmación rotunda y la fe que pones en mí, desde luego pareces tenerla. Solo una gran fatalidad podría separarnos, pero es mejor no pensar en eso siquiera. Confío en que el destino nos tiene guardados días de dicha" (texto epistolar-carta inédita).



La palabra ha sido también un arma para José. Pone voz a sus demandas a través de colaboraciones habituales en los periódicos Acción Gallega y A Fouce. Colabora asimismo en el periódico quincenal socialista de Ponteareas Renovación, editado por la casa del pueblo.




Antes de que todos estos funestos sucesos tuvieran lugar, el líder agrario había tomado el camino de la emigración en busca de nuevos horizontes, como muchos otros paisanos de Salvatierra: Manuel Puente, José Pazos, Camilo Sestelo, entre otros. Llega a Buenos Aires siendo un adolescente de 15 años a bordo del buque Amazón con fecha de arribo 18 de julio de 1911. En Argentina pronto se empapa de un espíritu de reforma que desea traer a su Galicia natal.




“No importa que (aún- borrón en el original) alguna vez como en este caso nos veamos privados de vernos con esa frecuencia tan lógica y natural. Cuando uno lleva la imagen querida dentro del alma que te alienta en los trances más difíciles de la vida no hay obstáculo que no pueda salvarse….” (texto epistolar-carta indédita).



Fotografia de la Revista UP Salvatierra de Miño

                                           

En Buenos Aires es fundador de la Sociedad de Salvatierra de Miño, de la que fue dirigente. Ejerce además como redactor del Progreso en los años 20. Afiliado a la Asociación Agraria Hijos de Silleda, es además un destacado miembro de la Sociedad Nacionalista Pondal, donde colabora, como ya hemos reseñado, en su publicación A Fouce. En el año 1936 regresa a Galicia desde Argentina con el firme propósito de iniciar una profunda restauración de una sociedad rural lastrada por el caciquismo. 

La prensa de la época se hace eco de su presencia. El Pueblo gallego, en sendos artículos, nos habla de su meritoria labor en tierras australes junto a otros eméritos emigrantes como Román Rodríguez, de Fornelos de la Ribera, y de su participación en actos de homenaje en la Asociación Agraria de Cabral.

Pueblo Gallego 3 de Octubre de 1935


Pueblo Gallego 22 de Agosto de 1935
                               

Funda junto a la figura del alcalde socialista Manuel Mariño Méndez la Agrupación Socialista de Salvatierra, y ocupa la presidencia de la Federación de Sindicatos de Campesinos adherida a la UGT con fecha del mes de enero de 1936.

Notas manuscritas de la Federación Agraria Salvatierra de Miño Enero del 36


En el año 1936 participa en la campaña electoral que daría la alcaldía nuevamente a su inseparable colaborador Manuel Mariño, ocupando José el lugar de Teniente Alcalde.


En este año de 1936 fallece su madre Rosa González, como anticipándose a ese trágico destino de los padres que no quieren ver morir a sus hijos. Según anotaciones de la Federación Agraria Municipal, en el sepelio acompañaron el duelo Manuel Mariño o Ramón Román Rodríguez, así como numerosos vecinos de todas las parroquias. 



“…..No hay obstáculo que no pueda salvarse. ¡Sólo la muerte que es el fin supremo de todas las cosas” (texto epistolar-carta inédita).



En la luna negra
de los bandoleros,
cantan las espuelas.

Caballito negro.
¿Dónde llevas tu jinete muerto?

...Las duras espuelas
del bandido inmóvil
que perdió las riendas.

Caballito frío.
¡Qué perfume de flor de cuchillo!


                                                                                             Federico García Lorca




“Angelina: el sábado estuvo aquí mi hermana y Alicia.* No las pude ver porque no hay visitas todavía pero muy pronto las habrá según nos manifestó el Señor Inspector General de cárceles lo que he de comunicarte en su oportunidad para que puedas cumplir lo prometido. Sin otro particular muchos saludos a tu familia y a las chicas como siempre y tú recibes el corazón de este que te quiere. José Dominguez” (texto epistolar-carta inédita).

Cárcel de Vigo 1-9-1936 (Contesta pronto)









Y ENTONCES LA GUERRA, truculenta, despiadada , la razón que a la razón subvierte. La guerra y su estruendo acalla aquel canto de José Domínguez en aras de la justicia social y lo convierte en un canto de cisne.



De algún modo, José escribía su carta a Angelina –lo que para nosotros es hoy un doloroso documento de amor-, intuyendo la inminencia de un fatal desenlace. El augurio no podía ser más cierto “¡Sólo la muerte que es el fin supremo de todas las cosas!”:





Y la muerte habría de llegar, inapelable, asolando todo aquello por lo que se lucha. En carta posterior fechada el 8 de febrero de 1937, José ya conoce su triste sino:




“ Srta Angelines Estévez                    Leirado-Barral

Apreciable Angelina:

Una circunstancia trágica me arrebata la vida en lo mejor. Nada han valido los esfuerzos hechos ni la defensa, pues todo estaba previsto de antemano pues a pesar de ser inocente como se demostró, ¡Todo ha sido en vano¡ No son precisamente los hechos que yo haya cometido, los que me hacen pasar a mejor vida sino las falsas acusaciones de que he sido objeto por parte de los esbirros de Salvatierra que me colocaron a la cabeza del movimiento para buscar mi eliminación.

Pueden estar tranquilos que han conseguido lo que deseaban siendo el proceso de Salvatierra el más innoble, el más injusto de todos cuantos se han llevado a cabo en el que pereceremos inexorablemente diez compañeros valientes y abnegados que saben ofrendar la vida por una causa noble, justa y humana que las generaciones venideras habrán de respetar y recordar con profundo respeto. Así lo creemos y así lo esperamos los que llevados del afán de justicia y liberación de los pueblos hemos entregado lo mejor y hemos ofrendado nuestras vidas en holocausto de un mundo mejor. Nada hay tan bello ni tan sublime cuando se muere con la conciencia del deber cumplido.

Lo que más lamento es que todas mis ilusiones se acaben de manera tan injusta en aquellos momentos en que tenía puesta toda mi fe, toda mi alma en ti y en la causa tan noblemente perseguida. De cualquier manera tú estás llamada a ser feliz, eres joven, eres valiente y buena, por eso lo mereces y yo así lo deseo de todo corazón.

Solo deseo que conserves un grato recuerdo de aquel humilde servidor que mucho te ha querido y que llevó a la tumba tu imagen querida. Si bien es cierto que nuestras relaciones han sido fugaces no hemos por eso de querernos menos. Suceda lo que suceda en tu vida muéstrate orgullosa de haber tenido un novio que aunque pobre y de humilde cuna ha sabido ser un valiente en toda la circunstancia de la vida.

Por último mi querida Angelina deseo que guardes estas letras mal pergeñadas y de tanto en tanto le pases la vista por encima para recordar este triste episodio. Te pido también como noble compañera que sepas vengarnos cuando las circunstancias te lo permitan pues confío en tu valor y en tu ideal. Sed valiente, sed generosa con quien debas serlo pero muéstrate impasible con aquellos que pegan la puñalada trapera.



Saluda en mí nombre a todas las compañeras y compañeros y diles que mantengan el fuego encendido en lo más hondo del corazón para la culminación del ideal que se persigue.

Que seas muy feliz es cuanto te deseo. Tuyo Eternamente.

José Domínguez González Cárcel de Vigo 8 de febrero de 1937*


2ª carta*Del libro el alzamiento en Galicia- Carlos Fernández Santander



Esta es la siniestra burocracia redactada en los documentos que a continuación adjuntamos:
Del Documento “LA AMARGURA DE LA GUERRA CIVIL EN SALVATERRA DE MIÑO”. J. José Pino Álvarez. 



JOSE DOMÍNGUEZ GONZÁLEZ-De 4l años de edad, soltero, de oficio jornalero, natural y vecino de la parroquia de Corzáns , con residencia en Corzáns, fue ingresado en prisión de Tuy el día 11 de agosto, a las cuatro de la tarde de l936, procedente de Salvatierra. Concejal del Ayuntamiento, dispuso en unión de José Macías, la requisa de municiones en la ferretería de Carmen Alonso. Avanzado socialista y propagandista difundiendo sus ideas, de conducta privada regular y pública mala. Hace un año que regresó de América; era de la intimidad del Alcalde, aunque bien puede decirse que este Domínguez, llevaba la voz cantante, que tenía la iniciativa, a pesar de que era el Alcalde el que firmaba, este las suscribía, tales como requisa de armas, de vehículos, y movilizaciones de las milicias, actos de sabotaje, llegando a intervenir en el levantamiento de los rieles en el puente de Alcabre, requisando el mismo las herramientas, los hombres y la dirección, obligando y haciendo con coacción.



Era un auténtico cabecilla, puesto que él fue quien, a favor de José Macías, obligaba al Cura de Taboeja a que abonase dos mil pesetas para conseguir su libertad: suscribía muchas veces vales y Oficios por Orden del Alcalde; anduvo pistola en mano capitaneando grupos armados, requisando herramientas propicias para levantar los rieles, que empleó en la inutilización del puente de Santa Marina. Concejal del Ayuntamiento de Salvatierra, asesor político del Alcalde y de los principales dirigentes del movimiento; amenazando con su arma a los grupos de curiosos que observaban la destrucción del puente de Santa Marina.; detuvo a Ramón Tielas, llevándolo al Ayuntamiento a presencia del Alcalde, requisó municiones en casa de D. Germán Alonso; formó parte del comité para juzgar al Cura Párroco de Taboeja, que estaba detenido. José Domínguez González, de 41 años de edad natural de Corzáns, hijo de Francisco Domínguez y de Rosa González, domiciliados en Corzáns, de profesión jornalero y de estado soltero, falleció (fusilado) en Vigo a las horas 11 del día 24 de febrero de l937 como consecuencia de intensa hemorragia interna, según comunicación recibida y tras el reconocimiento del cadáver. Recibirá sepultura en el cementerio de Pereiró y así queda inscripta su muerte, registrado en el libro de difuntos 9l en el folio 115 vuelto. Teniente de Alcalde de Salvatierra, avanzado socialista y propagandista de estas ideas, ordenó la requisa de armas y municiones en la ferretería de D. Germán Alonso, capitaneando un grupo armado, se apoderaron de herramientas que empleó en la inutilización del puente de Santa Mariña.



Como lugarteniente del Alcalde de Salvatierra, hoy en rebeldía, extendiendo vales, oficios y ha dado órdenes a modo de constancia dictada por el tribunal rojo condena al Sr. Cura de Taboeja a entregar 2.000 Pts. si quiere la libertad



Niños jugando a fusilar en la Guerra Civil. Agustí Centelles


Hoy se nos dibuja una sonrisa triste al leer esta incisiva necrológica que es un severo juicio postmortem con su dosis de moralina: “de conducta privada regular y pública mala”. Ese cabecilla, ese malvado bandolero rojo, tal y como aquí lo pintan, ese hombre de acción que bien merece una novela, es el mismo que en tiempo de desesperación escribe con celo y morosidad la estremecedora carta a Angelina. José amaba y armaba, y hubo de vivir sus últimos días con la mirada puesta en la muerte.


AUTO POR EL QUE SE DECLARA LA SENTENCIA DE MUERTE. En Vigo, a 24 de febrero de 1937, D. José Noguerol Rodríguez, Capitán de Infantería, Juez Instructor de la presente sentencia: 



RESULTANDO: Que en el consejo de guerra celebrado en esta Plaza el día seis de los corrientes, para ver y fallar la causa instruida contra los paisanos: Antonio Alfonso Domínguez. Vicente Domínguez Vilar. José Domínguez González………………. Se dictó sentencia en la que se condenó a la “PENA DE MUERTE” como autores de un delito de rebelión.







Escrito por el que se señala día y hora del fusilamiento. La comandancia Militar de la Plaza de Vigo, remite el Oficio nº 3635 participándole a VS. que para la ejecución de sentencia de Pena Capital en los paisanos: Antonio Alonso Domínguez; Vicente Domínguez Vilar; José Domínguez González;……, he dispuesto tenga lugar el día de mañana a las once horas, en las inmediaciones del Castillo del Castro de esta Ciudad. Dios guarde a VS. muchos años.



Vigo 23 de febrero de l937.





Reconocimiento de los fusilados. Rodríguez Grandal, Alférez Médico, perteneciente al cuarto grupo de la 1ª Comandancia Militar, para asistir el cumplimiento de sentencia firme contra los paisanos antes citados. Una vez cumplimentada esta fueron reconocidos los reos, los cuales presentan signos ciertos de indudable muerte.





Diligencias de inhumación. En Vigo a las l2 y 3 minutos del día 24 de febrero de l937, hallándose presente S.S. y mi Secretario, tuvo lugar el enterramiento de los cadáveres ejecutados: Etelvino Tielas, José da Silva González, José Domínguez González,…… , el cual se hizo sin solemnidad ni pompa alguna, conforme con lo previsto en la Ley. Las sepulturas de los diez están enclavadas en la Zona l4, números respectivamente: 131, 132, 133, 134, 135, 136, 137, 138, 139 y 142. Firma el Juez José Noguerol y certifica el Sr. Secretario.


Certificado de Defunción de José Dominguez



La justicia militar es taxativa a la hora de reflejar los hechos de su muerte delante de un pelotón de fusilamiento. La administración civil en su certificado de defunción es más ladina y si bien coincide en que una hemorragia provocó su muerte dice desconocer más circunstancias. 




El pulso de José no escribiría más cartas llenas de un profundo sentimiento. Su pulso cesó y con él, se apagaría el latido de un proyecto noble que trató, ferviente y regenerador, de instaurar un cambio que nunca se produjo. El sueño se desbordó en caudales de una sangre nueva derramada en las laderas del Monte del Castro finiquitando cuarenta años llenos de vitalidad, de amor entregado, para dar paso a cuarenta años de olvido.  Ellos lo vivieron, ellos lo sufrieron; nuestro deber es documentarlo.



Firma del puño y letra de José en su primera carta a Angelina






*Su hermana, Aurelia Dominguez, alimentó a José durante los trágicos días en los que permaneció oculto en el interior de unas cuadras en casa de Pilar de Paulino en el Barrio de  Currás, parroquia de Leirado. Fue ella quien, con una manifiesta buena fe, le instó a salir de su refugio en la creencia de que nada perturbaría aquella aparente calma. Aurelia se equivocaba. Los falangistas estaban sobre su pista y le apresaron. Aurelia jamás pudo perdonarse. Durante el resto de su vida cargó en su noble humanidad, con esta penitencia injusta que no la abandonaría hasta su muerte. Alicia vive todavía. En las ocasiones que ha sido preguntada por este episodio, rehúye su evocación. Conserva el tacto nostálgico de aquellas telas, que siendo niña, José le enviaba desde Argentina para confeccionar sus vestidos o como aupada sobre sus hombros, la llevaba al medico a Salvatierra cuando su salud infantil se resentía. Hay sin embargo, otros recuerdos que jamás se diluyen en la memoria y laceran el presente como cristales rotos.


Epílogo:


Nos cabe el honor o debiéramos decir,  la obligada filantropía,  de difundir este episodio de la Guerra Civil. La segunda carta escrita con inusitada serenidad por un hombre de templado pensamiento, fue difundida con un enfoque documental por Carlos Fernández (Alzamiento en Galicia) como ya dejamos constancia y desde un prisma más literario y emotivo, en un texto periodístico como sólo Manuel Rivas sabe hacer. Esta segunda carta del escritor Coruñés fue publicada en el País. Nosotros completamos el puzzle y añadimos un comienzo a lo que resulta de una vital importancia: Le ponemos cara a José, porque verle el rostro a las víctimas, llamarlas por su nombre, es siempre un sano ejercicio de empatía.





Texto escrito por David Pérez Álvarez (colaborador) y Jesús Presa (administrador)



-David Pérez Álvarez, es filólogo y poeta. Actualmente trabaja como becario en el Departamento de Literatura Española y Teoría de la Literatura. Universidad de Vigo.



FUENTES-

Revista de la Sociedad Unión Progresista del Distrito de Salvatierra de Miño- Agosto 1946. 25 Aniversario

La amargura de la guerra civil en Salvatierra de Miño. Juan José Pino Alvarez


Hemeroteca Pueblo gallego ( 3-10-1935/ 22-8-1935) 


Historia de la Federación de Sociedades Gallegas: identidades políticas y prácticas militantes Hernán M. Díaz

3º Edición “El Alzamiento en Galicia” Carlos Fernández Santander. Ediciones Do Castro


Testimonios- Alicia  Domínguez Domínguez,  Graciela Estévez. 


AGRADECIMIENTOS

A Graciela Estevez (Sobrina-nieta de José Dominguez) y Alicia Domínguez Domínguez.  Por la cesión de lo más intimo que son los recuerdos en toda la dimensión de su valor histórico y emotivo.

A Antón Lorenzo por cederme su valioso Caballo de Troya en la compleja búsqueda de la memoria histórica.



A David Pérez , compañero de tantas tertulias -con quien comparto el gusto por la literatura- por ayudarme a realizar con esmero este articulo.