domingo, 9 de agosto de 2009

La Guerra del abuelo


"Guernika" Pablo Picasso


He visto llegar a mi hermano

demudado su rostro,

con una máscara en su semblante de cainismo.

Le he visto arrebatado de su alma,

con el fratricidio en sus ojos acerados,

lastrado por una causa,

unido a ella y traidor a si mismo,

a lo suyo, a cuanto le pertenece.

Mi hermano puso fervor en el conflicto,

engullido por él, rubricó sus actos,

su brutal levantamiento.


Encolerizado gritó odios corales

y comprimió su ira en corporaciones de ella,

perdiendo su humanidad,

cuando quebrantó otras.


Como a él, he visto en el frente,

vecinos, padres, amigos,

parapetados, aliados o enfrentados

parentescos a la gresca,

en un pandemonium de afectos rotos,

en el puzzle disperso de un retrato familiar.


He visto la delación de la carne,

parricidios.

Lamenté la efervescencia de los picapleitos,

la usura del extraperlista,

la arbitrariedad de los pelotones de fusilamiento,

la aniquilación de los apóstoles inocentes

y a estos profanando confesionarios,

boquirrubios, culpables y sediciosos.


He visto rogar a una mujer

a su hermano que intriga su viudedad

y a la misma desdichada,

implorar al marido el hálito de su cuñado.


He visto en la historia

la crónica de un pais alzado,

en los ojos de mi abuelo

una lección del pasado,

el decía que hacemos crecer los gatos

al tamaño de los leones.


Abrazo a mi hermano

y me hago el juramento

de no derramar jamás su sangre.


video

1 comentario:

  1. Son de impacto tus versos Jesús, te seguiré leyendo poeta
    Un abrazo, Stella

    ResponderEliminar

jesuspresa@hotmail.es