miércoles, 1 de octubre de 2014

JOSE BOENTE SEQUEIROS- AQUEL MUCHACHO DE ESFARRAPADA, SALCEDA DE CASELAS, QUE GOBERNÓ SIETE PROVINCIAS




                                                         A la memoria de los antepasados
                                                                           A la memoria de Eladia Presa Boente

               Eladia Presa Boente. Tía Eladia en una foto de 1930 cuando contaba 29 años. Foto familiar.


Creo que la pérdida de mis abuelos paternos y maternos a muy corta edad acentuó en mí la búsqueda de ese ascendiente en otras personas de edad avanzada. Quizás por eso en mi adolescencia y juventud visité con frecuencia a mi tía-abuela Eladia Presa Boente en Salceda de Caselas hasta su muerte el 31 de Enero de 1989. Tía Eladia, o Doña Eladia como la conocía todo el mundo, era una anciana encantadora y cercana, arrogada de una enorme dignidad. Se la veía por la villa engalanada con sus joyas, su collar de perlas y primorosamente peinada y acicalada. Doña Eladia Boente tenía un enorme apetito y apreciaba la buena mesa y poseía un orgullo genealógico que yo en aquella época no atinaba a comprender. Mi familia paterna que era la suya, hasta donde yo sabía, no contaba con próceres entre sus miembros, siempre había sido de clase media, funcionarios, emigrantes y abnegados trabajadores aunque en todo caso todas estas disquisiciones resultan irrelevantes; Las personas son sus comportamientos, ya lo decía Alberto Moravia en la Campesina con un acento más literario. Tía Eladia siempre se mostró preocupada – con ese mencionado clasismo que la definía- con la idea de que me vinculara sentimentalmente con la muy ilustre ciudad de Tuy. ¡Bueno Doña Eladia, allá donde esté, aunque de manera póstuma cumplí su voluntad: “¡ Me eché novia en Tuy ¡”…. y por cierto con el tiempo, algo de investigación y evaluando el contexto social e histórico, he llegado a identificar las razones de aquel orgullo familiar que formaba parte de su carácter.



A la izquierda de la foto con balcón, la desaparecida casa natal de la familia Boente, Jose Boente Sequeiros y sus hermanos y más tarde de Eladia Presa Boente. La carretera sería ensanchada en 1850 fecha aproximada a la que El maestro José Santiago toma posesión de su destino. Foto perteneciente al archivo de Salceda de Caselas.AMIS. 

EL ORIGEN DE LA HISTORIA.

En la mitad del siglo XIX un maestro de instrucción primaria, hijo de acaudalados labradores de Chenlo, en Porriño y su esposa, hija también de labradores de la villa del Louro, se instalan en Salceda de Caselas donde el profesor viene a ejercer su magisterio. Sus Progenitores tienen vastas posesiones en la zona como se desprende de los cupos consultados de la época. El matrimonio se aloja en el número 6 del barrio de la Esfarrapada. La casa, que haría las funciones de escuela pública, es de doble planta y tiene un amplio salón en la entrada en la que llama la atención recibiendo al visitante un corpulento armario de palo santo que alcanza la altura del techo. Un reloj de pared Jeremie GIROD con inscripción Porto e Coruña inunda la estancia con los acordes de un tiempo agotado. La figura de un querubín con un lema que reza “L’enfant du carnad”, sostiene una oca proporcionándole un aire barroco al espacio. En las habitaciones de la casa se hallan varios iconos marianos y enfrente la puerta de entrada una escalera sube al piso de arriba donde una balconada abalaustrada en forjado se asoma a la calle. A la izquierda y desde la cocina una puerta conduce a la parte trasera donde hay una huerta.




El maestro en cuestión es Don José Santiago Boente y Leiras a la sazón mi tatarabuelo y su esposa es Doña Joaquina Sequeiros Rodríguez. Juntos vivirán y padecerán en este lugar y escribirán una intensa página de sus vidas. De mi tatarabuelo poco o nada sé. Tan sólo que cuando estalló la guerra con Estados Unidos en 1898 el hombre enfervorizado de patriotismo decidió contribuir a la causa donando un día de su sueldo todos los meses mientras durase la contienda. También que fue Secretario Municipal interino en la época de la Primera República y años posteriores (década 1870) y que sería denunciado por sus adversarios políticos por incompatibilidad de cargos ya que seguía ejerciendo la docencia, por lo que tuvo que abandonar dicha secretaría. Finalmente dedicaría su vida a la enseñanza, jubilándose en Noviembre de 1906. El matrimonio tendrá varios hijos como fruto de su unión. De la primera descendencia que tenemos constancia es de Carolina Jesusa Boente que vendría al mundo un 26 de octubre del año 1853. Carolina siguiendo la tradición académica familiar habría de convertirse en maestra nacional como se desprende de su expediente proveniente del archivo de la Universidad de Santiago y ejercería su magisterio durante años en las tierras orensanas de Rúa de Petín. En 1855 un varón llamado Plácido Joaquín equilibra el género familiar. Con el mismo lapsus de tiempo -dos años después- el 7 de Octubre de 1857 nace su hermana Teresa de Jesús Boente que seguiría los pasos de la saga siendo también Maestra obteniendo su titulo con fecha 21 de Julio de 1879 y curiosamente el destino también la llevaría en su docencia a tierras de Orense en Larouco, El Barco de Valdeorras, en la misma fecha de su graduación. Otros hijos engrosarían la familia en años posteriores. Así, el 24 de Febrero de 1864 saluda a la vida una niña llamada Emilia. Mi bisabuela Emilia Boente asumiría el rol de aquellas “hijas de mejora” que a cambio del cuidado de los padres se quedarían con la casa familiar, casa natal de su progenie, Eladia, mi Abuelo Santiago y cinco hermanos más. Dos años menos un día después del alumbramiento de Emilia, nació Leopoldo Benjamín Boente un 23 de Febrero de 1866. Leopoldo se casaría en dos ocasiones enviudando en 1921 de su primera mujer Venancia Rey Rodriguez y contrayendo segundas nupcias en 1922 con Doña Matilde Fernández Sestelo, vecina de Parderrubias. Leopoldo desempeñaría la labor de secretario del Ayuntamiento de Salceda desde 1884 hasta 1924 que abandonó el cargo por motivos de salud. El último en llegar fue Joaquín Boente nacido el 8 de julio de 1869 y paradojas de la vida, sería el primero en irse porque el destino le depararía su fallecimiento a muy temprana edad.


 UN ILUSTRE HIJO DE SALCEDA DE CASELAS.

Nos habíamos dejado deliberadamente para el final a otro miembro más de la familia. José Santiago Boente Sequeiros que según se colige de su partida bautismal vino al mundo el 3 de Septiembre de 1860:


“En tres de Septiembre de 1860 José Troncoso como abad y cura párroco de la villa de Santa María de Salceda, en este obispado de Tuy, provincia de Pontevedra y el que firma un niño que nació el día anterior a las cuatro de la mañana en el lugar de Farrapada de esta parroquia al que puse por nombre José Santiago, hijo legítimo de José Santiago Boente y Leiras y Doña Joaquina Sequeiros y Rodríguez, vecinos de esta parroquia y naturales de la villa de Porriño…..”.*


*En una nota al margen de su partida de nacimiento de Santa María De Salceda aparece la siguiente anotación: Asignado a esta iglesia a 31 de diciembre de 1872. Lo que nos hace pensar en labores de acólito en los oficios religiosos por parte de José Boente que cuenta con 12 años. Como dato curioso mencionar que de las dos partidas de nacimiento consultadas expedidas en diferentes fechas una apunta su hora de nacimiento a las cuatro de la mañana y la otra a las cuatro de la tarde.


                                                  Retrato Boente. Revista Vida Gallega 1-3-1910 


José Boente Sequeiros estaría llamado a vivir una egregia vida lejos de la villa que le acunó. Desconocemos cualquier dato de sus vivencias como un niño más de Salceda. Nuestro imaginario lo sitúa en la celebración de los ranchos, en las romerías, en los carnavales, tal vez con lo que sería su primer uniforme enfundado en el hábito de monaguillo, asistido en sus dolencias por el médico de entonces Don Telmo Rivas, acudiendo a los recados y sisando para alguna regaliz en los ultramarinos propiedad de Francisco Cabaleiro o José Sestelo, (padrino de su hermana Teresa) en todos aquellos lugares en los que forjó su infancia cualquier rapaz de aquel tiempo. Aunque la historia tratada con rigor no admite cábalas, sería lógico pensar que sus primeros años de escuela transcurrirán en Salceda y Don José Santiago, su padre, ejercerá también como maestro en la educación en la propia casa-escuela.


EL EXPEDIENTE ACADÉMICO


José Boente ya en su adolescencia, viviría a caballo entre Salceda de Caselas y Pontevedra donde realizaría sus estudios de bachillerato en el Instituto de Segunda Enseñanza de la villa del Lérez. Su expediente académico de la época arroja unas brillantes calificaciones en las que notables y sobresalientes adornan las diferentes disciplinas que cursó desde el año 1878. Además de aplicarse en los estudios distribuye su tiempo en colaboraciones en el periódico El Estudiante. Aunque para decirlo todo, en algunas asignaturas eligió con astucia el Instituto de Orense dado que el de Pontevedra tenía una merecida fama de mayor exigencia en las pruebas examinatorias. Así las cosas, para el 28 de junio del año 1881 José Boente es ya un flamante bachiller con calificación de sobresaliente que prepara su acceso a la Universidad. En esta Institución hace su solicitud de ingreso el 30 de Septiembre de este mismo año de 1881. En Santiago de Compostela nuestro abogado en ciernes viviría en la calle Algalia de arriba en el número 34 hasta su graduación como Licenciado en derecho en el año 1885. 


SU CARRERA PROFESIONAL


Calle Michelena a principios del siglo XX 


El 4 de marzo de 1886 Boente Sequeiros en carta dirigida al Rector de la USC y conocedor de que su titulo se halla en la secretaria de la Universidad solicita pasar a recogerlo personalmente. En el siguiente año la vida le propina el primer golpe duro. Su hermano Joaquín fallece el 30 de noviembre de 1887 apenas cumplidos los 18 años. A pesar de los tristes acontecimientos, en la mente de nuestro personaje merodea la idea de instalar su propio despacho de abogados. José Boente Sequeiros sería el Decano del Colegio de abogados de Pontevedra (26-junio-1892) (compartiendo espacio con Manuel Portela Valladares, tesorero en la institución) y durante el periodo que abarca la última década del siglo que finaliza, va a ejercer su ministerio en el bufete instalado en las dependencias de un edificio de la calle Michelena. (Anuario de la magistratura 1898 Y 1905). Su actividad es febril. Además de instruir causas y litigar en conflictos de diversa índole con vistas judiciales en Vigo, Pontevedra, Lalin, Tuy, Pontecaldelas, etc, divide sus esfuerzos como Redactor jefe del Diario de Pontevedra (1894), es el abogado consultor de la Asociación artística y literaria de Barcelona (1895), Presidente de la Sociedad de Socorros Mutuos (1897), Vocal de la junta de beneficencia (1898) Presidente de la juventud liberal de Pontevedra, Presidente del Liceo-gimnasio y se implica en causas humanitarias como la constitución de la Junta local antiesclavista de Pontevedra con fecha 2 de mayo de 1890 donde figura como vocal al lado de otro ilustre conocido de Salvatierra de Miño, Don Alejandro Mon Landa. En 1900 repuesto de algunos problemas de salud, le cabe el honor de formar parte de la comitiva de recepción de los reyes a bordo del Giralda, el Monarca Alfonso XII y su madre la Regente María Cristina en su visita a Galicia, haciendo entrega a la familia real de un manifiesto de los pescadores para que se prohíban las traíñas en las Rías bajas. Antes, el 15 de mayo de 1899 forma parte como vocal, de la Comisión Gallega en la elaboración del proyecto de redacción del Derecho Foral de Galicia para el código civil. Siguiendo la cronología, en este principio de siglo Boente también hace sus pinitos en los negocios formando una sociedad para la fabricación de harinas, pan y otras industrias y es accionista en la constitución de la Sociedad Naviera del Noroeste en Marín. También hay tiempo para el amor. Se unirá en matrimonio a Carmen Álvarez que habría de ser la madre de sus dos hijos, a saber, José Boente Álvarez, Abogado, periodista y escritor y el ingeniero Cesar Boente Álvarez. Este último da nombre a la calle Cesar Boente de Pontevedra como un homenaje de la villa a los sucesos foráneos de 1920 a los que haremos alusión más adelante. Dedicado de lleno a la Política es nombrado Diputado Provincial vinculado al Partido Liberal, ocupación esta que abarca los periodos de 1898 a 1905 y 1921 hasta 1930. En este comienzo de siglo muere la madre de su esposa Carmen, la Sra. Nemesia González en Vigo. 


PRESIDENTE DE LA DIPUTACIÓN






En los últimos días del mes de Diciembre de 1911 se colocaron una serie de retratos en la galería de la Diputación de quienes ejercieron la Presidencia entre los cuales está el de José Boente, obra del artista Benigno López Sanmartín


El 24 de Abril de 1901 es elegido Presidente de la Diputación. En esta época José Boente mantiene una relación muy estrecha con Eugenio Montero Ríos quien es su referente y su mentor y con su yerno el Diputado Eduardo Vicenti. En un discurso pronunciado en la Biblioteca de la USC ante el propio Montero Rios,  alcaldes y diputados, Boente pregunta a los asistentes: 

-¿Es el Sr Montero Ríos hombre en quién concurren las cualidades que deben tener los jefes de partido? 


Es este un tiempo de encuentros en actos públicos con los prohombres de la época frecuentando la compañía de personajes como el Marques de la Vega de Armijo, Marqués de Riestra, López de Neira, Manuel García Prieto, Lopez Mora, Romanones, Vicenti etc. En octubre de 1901 recibe la visita en Marín de Cristobal Colon de la Cerda, Duque de Veragua y ministro de Marina con motivo del conflicto ya aludido jeites vs traíñas en la pesca de la sardina. Boente ya encabezara el año anterior a su nombramiento como Presidente las manifestaciones protagonizadas por los marineros de la zona uniéndose a ellos en sus protestas y redactara un manifiesto contra el uso de dicho aparejo. Otros eventos requieren su atención como el homenaje a José Echegaray en 1902, ministro de varias carteras, dramaturgo y que tan solo dos años después será distinguido con el premio Nobel de literatura.  Ocupará este cargo de Presidente de la Diputación hasta la sesión plenaria del 22-4-1903 donde se nombra Presidente a su sucesor José Mª Vidal González siendo su gestión económica ponderada por el saneamiento de unas cuentas, hasta su llegada, deficitarias. En este año una noticia del periódico el Liberal nos habla de que en el mes de Junio se hace entrega por parte de los ministros al Presidente del Consejo de las listas de candidatos al Gobierno Civil. El Presidente no es otro de Montero Ríos y entre los candidatos figura un maduro José Boente que a sus 45 años está a punto de estrenarse en el puesto de Gobernador Civil aunque no conoce todavía su destino.



GOBERNADOR CIVIL DE CÁCERES

Este primer destino que inaugura su incipiente cargo seria efímero en su gestión. Casi en el mismo mes que resulta propuesto es nombrado Gobernador civil de la Provincia de Cáceres con fecha 26 de Junio de 1905 y desempeñará este puesto hasta Diciembre de este mismo año aunque a tenor de los datos de que disponemos el paso por esta provincia fue un prolegómeno para ser destinado a la circunscripción de Pontevedra, su ansiado destino, ya que apenas ejercerá tres meses en el cargo dado que otros tres meses estará ausente en uso de licencia exonerado de sus obligaciones. 


GOBERNADOR CIVIL DE PONTEVEDRA




           FOTO en uniforme de gala de Boente-Gobernador dedicada a la bisabuela Emilia 


El 17 de diciembre de 1905 se somete a la firma de SM los decretos que nombran a la nueva lista de Gobernadores. Entre ellos Boente Sequeiros se designa para la Provincia de Pontevedra donde ostentará este cargo en dos periodos: de 1905 a 1907 y de 1909 a 1911. Promueve el periódico El Progreso. Por entonces (1907) se hace acompañar por Atilana Barros Franco que será su segunda Esposa. 



En Mayo de 1908 su anciano padre José Santiago Boente fallece en su casa de Salceda de Caselas. La vida continúa y los hijos que tuvo con Carmen Álvarez se hacen mayores y se dejan ver por las veladas del Casino- liceo. Su hijo José le visita procedente de la Universidad de Santiago y Cesar es llamado a filas en este año de 1909. En noviembre del mismo año celebran su reelección con una comida en el Hotel del Progreso donde Torcuato Ulloa le dedica un discurso homenaje en presencia de 210 comensales. 

El protocolo de su cargo le lleva en Junio de 1906 a darle la bienvenida a la Infanta Isabel, hermana de Alfonso XII en la estación de Arbo límite de la provincia, que viaja de camino a Vigo y en días posteriores actuará como anfitrión en Pontevedra presentando a la sociedad local. También tiene ocasión de cumplimentar al Príncipe Alberto de Mónaco que de viaje en su vapor Princess Alicia recala en el puerto de Vigo. Gobierna con carácter. En Abril de 1906 y después de entrevistarse con el alcalde de Vigo y el juez de primera instancia destituye al jefe de la guardia municipal por un enfrentamiento con algunos espectadores en el Teatro Rosalía Castro. A buen seguro que el gobierno de José Boente se caracterizó por otras buenas razones como su contribución al Monumento a los Héroes de Pontesampaio, las obras de ampliación y mejora del hospital de Pontevedra en 1910 etc. pero uno de los episodios trascendentes durante su mandato fue la polémica suscitada entre Vigo y Pontevedra con ocasión de las fiestas locales en Agosto de 1911. Fue por una exhibición aérea que debería celebrarse en plena "semana grande" de las fiestas: Vigo la contrata para el día 20, coincidiendo con la principal corrida de toros en Pontevedra, y la Comisión de Fiestas de la ciudad del Lérez decide tentar al piloto Garnier. Sin embargo el piloto cede a las condiciones de la ciudad olívica que le ofrece cobrar en un solo día lo que Pontevedra le paga en dos. La comisión de fiestas de Pontevedra sabiendo de la aceptación del aviador le comunica la prohibición del Gobernador en virtud de clausulas contractuales a lo que este comunica los hechos a los vigueses. Así las cosas la comisión de Vigo espera a Garnier en la estación de Porriño donde un delegado del gobernador civil y dos agentes impiden al as del aire continuar hasta Vigo. Todo esto provocará enfrentamientos y una enorme polémica entre ambas ciudades que finalmente y a pesar de haber obtenido un rotundo éxito en las elecciones provoca el traslado del Gobernador a Zaragoza a finales de este mismo mes de noviembre. 


GOBERNADOR CIVIL DE ZARAGOZA 


En Diciembre de 1911 toma posesión de la nueva plaza en Zaragoza. En este periodo José Boente tendrá que hacerse cargo de una provincia en la que existen tensiones entre las clases trabajadoras y la Patronal. El nuevo Gobernador actúa con mano firme y probaba equidad en medio de una crisis multisectorial con los metalúrgicos a la cabeza. Negocia en el despacho de la Gobernación con todas las partes implicadas siendo un interlocutor válido entre los sectores enfrentados. Su mandato se prolongará hasta julio de 1913 año en que se produce su dimisión voluntaria motivada por la crisis política parlamentaria liberal de este año en el gobierno de su jefe de filas, el Conde de Romanones enfrentado a García Prieto. En este mismo mes de Julio de 1913 y fuera del ámbito político sera el padrino de bodas de su hijo José que contrae matrimonio en la Capilla de San José con Eladia Vazquez López. Volviendo a la escena política de Aragón José Boente Sequeiros dejará un buen recuerdo en las gentes del lugar que acuden en nutrida representación a despedirle en la estación y saludan el tren con sonoras salvas de aplausos. Su paso por Zaragoza consolida su prestigio y se le propondrá en Consejo de Ministros para la concesión de una gran cruz por su gestión en las huelgas de la ciudad. 

Zaragoza sin embargo será de infausto recuerdo para Don José en el porvenir de los años. En la ciudad del Ebro recibe el segundo golpe, este si cabe más contundente. Su hijo Cesar Boente, nacido hacia 32 años en Pontevedra y que cinco años antes, a finales de 1915 se uniera en matrimonio en esta ciudad de Zaragoza a Doña Josefina Camo Fortuño y prestaba servicio como Ingeniero en el Ayuntamiento desde 1913, es víctima de un atentado. En la agresión muere el arquitecto José Yarza, el propio Cesar Boente y su escribiente Joaquín Octavio de Toledo. La ciudad sumida en una huelga de funcionarios está al borde del colapso. Cesar y sus colaboradores salen a reparar unos puntos de luz y un albañil anarquista de Langreo les dispara a quemarropa. El ingeniero recibe dos disparos uno en el brazo izquierdo y otro en el tórax que será letal. El suceso causa consternación en todo el país recibiéndose el pésame del gobierno y de la Casa Real. José Boente recibirá esta dura noticia de la pérdida de su hijo de la mano de Marcelino Candendo, alcalde de Pontevedra que acompañado de algunos concejales le visita en su casa. 

No menos duro será para la esposa de Cesar, Josefina y sus tres hijos que en su estancia de veraneo en Zarauz reciben la noticia por medio de los periódicos. Piden confirmación de la luctuosa noticia a Ricardo Hornos, Alcalde de Zaragoza y esta le llegará fría y demoledora a  través de un telegrama refrendando sus peores temores. José que cuenta con sesenta años pone camino a Zaragoza. En otro telegrama dirigido al Ayuntamiento escribiría:

   

Apenado profundamente por la inmensa desgracia del asesinato de mi hijo que lloraré toda mi vida envío a ese Ayuntamiento de su digna presidencia la expresión de mi intenso sentimiento y mi sincero pésame”.


El cadáver de su hijo sería inhumado en el cementerio de Torrero el 23 de Agosto de 1920 y sus restos trasladados posteriormente a Madrid. 


Hay también de Zaragoza -porque la vida se compone de claros y oscuros- alguna anécdota graciosa del Gobernador. Cuenta un cronista de la época que llegando al Gobierno civil cerca de la noche unos guardias de seguridad le salieron al paso diciéndole que el gobernador estaba en la plaza de toros resolviendo un conflicto. A los maños se les ha ocurrido que un toro debe llevar tres picas y en mitad del tercio de banderillas quieren que se vuelva a picar. Los picadores terminada la faena se han retirado y no aparecen por toda la ciudad. Al ruedo van almohadillas botellas, naranjas y toda clase de proyectiles y en los tendidos se forman hogueras porque es casi de noche y el conflicto toma tales proporciones que el gobernador tiene que abandonar su palco y encargarse de la Presidencia desde donde hace uso de la palabra y calma por fin los ánimos. Que en Pontevedra también hay plaza de toros, pensaría el de Salceda. 


GOBERNADOR CIVIL LA CORUÑA 


Boente como Gobernador de La Coruña (cruz) en el sepelio del filántropo Jesús García Naveira. Revista Vida Gallega 15-3-1917 


Se inicia un periodo en el que entre idas y venidas, José Boente trabajará como Secretario del Gobierno civil en Madrid. En la Primavera del año 1916 retomará sus funciones como Gobernador civil después de haber superado una dolencia grave. En esta ocasión la provincia de la Coruña no será un buen lugar para su convalecencia. Su nuevo destino es una manzana envenenada. La zona Costera de Noia y Porto do Son, son el núcleo de un problema enquistado que se remonta a los últimos años del siglo ya pasado y que tiene que ver con condiciones abusivas de recaudación en especial por los llamados consumos(impuestos) en manos de una burocracia anterior a su mandato, insensible a la realidad social de la región. Una serie de antecedentes tumultuosos en los años previos preceden su llegada al cargo. El 28 de Abril de 1916, tan solo un mes después de abrazar el cargo Boente departe a pie de calle haciendo gala de su talante afín al dialogo, con las mujeres de los pescadores que se manifiestan en conflicto con los armadores en un puerto de la Coruña. Pero la suma de todas estas circunstancias: un Gobernador recién llegado (apenas dos meses desde su posesión) unido a que el jefe superior de la Guardia civil de la Provincia Alfonso Martin Garrido se incorpora en Agosto de este mismo año en calidad de bisoño a este enrarecido escenario, desencadenará la Tragedia de Cans en la que un enfrentamiento entre hombres y mujeres de la parroquia de Nebra con las fuerzas de la benemérita arroja un triste saldo de 5 muertos y varias docenas de heridos. (Galicia Agraria) Sequeiros cesará en el cargo en el siguiente año de 1917. 


GOBERNADOR DE SEVILLA 


En Septiembre de 1918 es nombrado Gobernador civil de Sevilla. Parece que un sino de conflicto persigue al Gobernador que sin ocupar su sillón le surgen las complicaciones. Existe un profundo malestar en la clase obrera que demanda capitaneada por el sector metalúrgico rebajas en las subsistencias y en los alquileres. La visita a Boente reconduce la situación y se soluciona el conflicto temporalmente. Parece que todo vuelve a su cauce e incluso recibe el aplauso unánime de la prensa Andaluza y una felicitación personal del Ministro de Gobernación. Pero son tiempos convulsos en plena vorágine del anarcosindicalismo andaluz. El 29 de Enero en una reunión celebrada en los locales de la CNT a la que acudieron representantes de los comités regionales de Andalucía y de 21 sociedades federadas, un grupo de guardias civiles irrumpen en el local y tras detener a 26 dirigentes de la asociación se incautan de los archivos y destrozan mobiliario y fotografías de destacados líderes anarquistas. Este hecho provoca su destitución en el mes de Febrero. En el mismo modo y año caerían en el Gobierno Civil las figuras de Luis Bermejo (tres meses en el cargo, de Febrero a Abril 1919), Antonio Ballesteros (tres meses en el cargo de mayo a Julio) y Francisco Maestre, Conde de Salvatierra que conservó algo más de tiempo su cargo (6 meses de Julio a Diciembre de ese mismo año). Así pues, cuatro Gobernadores en un año nos sitúan en un contexto histórico cuando menos singular. 


GOBERNADOR CIVIL DE MURCIA

Este nuevo cargo se podría decir que fue honorífico. A Comienzos del mes de Marzo de 1919 El rey firma un decreto nombrándole gobernador de Murcia en sustitución del Señor Bermejo. Apenas unas semanas después un periódico local habla de que el nuevo Gobernador no acepta el cargo. Preguntado El Conde de Romanones por los periodistas del periódico de Valencia “la Correspondencia” sobre la dimisión éste contestó diplomáticamente:

- ¡ Si, es un buen Gobernador que se va a otra provincia ¡. 


GOBERNADOR CIVIL DE CANARIAS

El 16 de Marzo de 1919 es nombrado gobernador de su primer destino no peninsular. En las Islas vemos a un Boente que ha aprendido la lección y trata de evitar errores del pasado. Dicta una serie de disposiciones muy esclarecedoras: 


-Prohíbe que los individuos del cuerpo de seguridad entren en establecimientos públicos, cafés y casas de bebidas durante las horas de servicio; 


-En vista de que el Comité de la Federación Obrera llama la atención del Gobernador sobre atropellos que algunos agentes cometen oficia al presidente del mismo para que les concreten hechos y nombres de los aludidos subordinados a fin de corregirlos debidamente si resultasen ciertos……. 


De su etapa en Canarias se narra un hecho en relación con un abastecimiento de cereal requisado por el Gobierno procedente de Argentina de vital importancia para la isla a bordo del Carolina S. Pérez. El Capitán amparándose en que no había recibido orden de desembarco se negaba a ello y como quiera que la comunicación telegráfica se hallaba interrumpida no había posibilidad de consultar a dicho Gobierno. Así las cosas el Señor Boente aprovechando la estancia en puerto del vapor Ciudad de Cádiz emitió por el aparato de dicho buque un radiograma ordenando enérgicamente el desembarco. Este gesto evitó un serio problema en el suministro a la isla. El día 23 de Abril de este mismo año de 1919 la Gaceta de Madrid publica un Real decreto en virtud del cual José Boente abandona su cargo dejando su puesto al Conde de Casa-Segovia. El 4 de mayo embarcará en el vapor Reina Victoria con destino a la Península. 


SIN PERDER EL VINCULO. SALCEDA PATRIA CHICA.

Aunque los avatares de su vida han puesto tierra por medio con Salceda de Caselas, Boente no cortará de todo ese cordón umbilical y una parte de sus esfuerzos será destinada a la geografía de su cuna como se desprende de las actas municipales en las que figuran algunos votos de gracias por parte de la corporación.

    En pleno del 6 de Enero de 1907 el Alcalde Ramón Troncoso Bargiela manifiesta que: " Según le participa Don José Boente Sequeiros, actual Gobernador civil de esta provincia, ha conseguido del Sr Director General de Obras Públicas, incluir en el plan de obras de 1907 el primer trozo de la carretera del Estado de Porriño a Salvaterra". Siete días más  tarde el 13 Enero  se comunica que la Gaceta de Madrid se cumple la promesa del Gobernador en referencia a la carretera Porriño a Salvatierra de Miño en su primer trozo que empieza en Porriño y termina en el punto llamado Gándara pasando por la Plaza de Esfarrapada. Se expresan agradecimientos a Boente y también al diputado Alejandro Mon y Landa.

 En un pleno del 7 de Noviembre de 1909 aparece  el reconocimiento  a Jose Boente Sequeiros como "Ilustre Hijo de este Pueblo" con motivo de su segundo nombramiento como Gobernador, y  para la ocasión deciden contratar  21 bombas por valor de 25 pts al pirotécnico Leopoldo Burgo de Cabreira y hacer una visita oficial al preclaro hijo de este pueblo José Boente Sequeiros a cargo del Secretario y el Presidente.

En 1910 se le hace un nuevo voto de gracias en relación a una subvención concedida para la nueva Casa Consistorial de Salceda por un total de 15.000 pts en tres anualidades.





LA VEJEZ 


Los años venideros Boente ocupará el puesto como ya ha quedado dicho de diputado provincial hasta el año 1930. Asimismo ejercerá como abogado de la Audiencia Provincial (1933) y en su despacho privado de la calle Michelena nº 45. En estos años su vida ralentiza aquella actividad efervescente de juventud. Se le ve (casi sin excepcion) en todos los actos publicos de adhesión como los funerales de la Viuda de Montero Ríos, su amigo y protector, o en los funerales del Marqués de Riestra allá por 1923 pero languidece su presencia en otros ámbitos. Se concede algún respiro tomando los baños en el Balneario de Molgas. Algún episodio doméstico también turba su tranquilidad como el que sufre al romperse la pierna izquierda tras una caída desde una escalera a la que se subirá para observar los trabajos que unos albañiles realizan en la cubierta de su casa. Su estado de salud debe ser bueno porque apenas dos meses más tarde del accidente los ecos de sociedad mencionan que está repuesto de su percance. Se inicia una etapa oscura en la Historia de España y otras fuerzas se imponen al orden establecido. José Boente pasará los últimos años de su vida contemplando el fracaso de un proyecto de país enfrentado y el ocaso de una Europa decadente sumida en la Segunda Guerra Mundial. Vive en su casa de la calle Cesar Boente. 

Tina Alonso Barcon, Pintora, sobrina-nieta de Boente, una mujer cautivadora y muy joven a pesar de las apariencias, nos describe de sus recuerdos de infancia un Boente tierno y cariñoso con los niños. Lo menciona a veces sentado en un sillón de gutapercha. Su sobrino Silvino Alonso, padre de Tina, militar de graduación realiza algunas de sus gestiones como eficaz coadjutor. Toda la vida de la casa de Pazo Mariño de Lobeira se hace en la galería donde Boente recibe a sus amigos y tertulianos donde a buen seguro recordarán nostálgicos tiempos mejores. Boente evocará momentos de felicidad como aquella tarde en el Teatro principal cuando su perdido hijo Cesar interpretó al piano al lado de un joven de 16 años llamado Manuel Quiroga, la pieza serenade del checo Drdla (el mismo Manuel Quiroga que con los años seria uno de los grandes violinistas españoles de la historia) o con aquella misma predisposición a la música el concierto de Brindis de Salas, aquel extraordinario stradivarius que hacia música celestial en manos de un violinista negro. El día de su entierro se recuerda como un acto multitudinario en el que Pontevedra rindió homenaje de despedida con un numeroso gentío que acompañó el féretro hasta el cementerio de San Mauro. Nunca sabremos lo que pasa por la mente de alguien que ve desvanecerse su vida. Tal vez por la de José Boente desfilarían sus hijos y los hijos de sus hijos, sus Padres José y Joaquina y sus hermanos vivos y muertos y una existencia tan fugaz como intensa. La tierra le dio cobijo un 18 de Enero de 1944. 



FUENTES: 

HEMEROTECA- El Día (Madrid), El Liberal, La Correspondencia de España, El Imparcial, El Diario de Pontevedra, El Progreso, ABC, Revista Vida Gallega, El Noroeste, El Norte de Extremadura, Crónica Meridional, La Prensa, El Globo, Siglo Futuro, El día de Palencia, El Porvenir Segoviano, La Provincia, El Debate(Sevilla), El Noticiero de Soria, Defensor de Córdoba, Faro de Vigo, El Año Político, El Heraldo de Madrid, Diario de Almería .El Correo de Andalucía, El Noticiero Sevillano

Fuente :El Derecho Foral en la Doctrina Galeguista. Sr Eduardo Cebreiros Álvarez 


Fuente- Sr José Antonio Vázquez Vilanova. La enseñanza secundaria en Galicia a finales del siglo XIX. Características y destinatarios.


Fuente-Antonio Rosado y el anarcosindicalismo andaluz:Morón de la Frontera-1868´1978.



ARQUIVO CENTRO DOCUMENTAL MEMORIA HISTORICA-SALAMANCA- Agradecimientos al Sr José Luis Hernández- 

ARQUIVO HISTORICO UNIVERSIDAD SANTIAGO COMPOSTELA- Por su exquisita amabilidad a la Historiadora Desiré Domínguez Pallas. 

ARQUIVO DIOCESANO CATEDRAL TUY- Por hacerme sentir como en casa al Director del archivo Reverendo Sr Avelino Bouzón. 

ARQUIVO MUNICIPAL CONCELLO DE SALCEDA DE CASELAS. Libros de actas( 1907, 1909, 1910) Agradecimiento al Alcalde Sr .Marcos Besada por su actitud receptiva en todo momento y por la información aportada a este trabajo.

REGISTRO SANTA MARIA DE SALCEDA- A los párrocos Sres. Jesús y Francisco. 

CEMENTERIO SAN MAURO, PONTEVEDRA Al personal del Campo Santo Sres. Sergio y Manuel 

CEMENTERIO DE TORRERO ZARAGOZA 

ARQUIVO DIPUTACION PONTEVEDRA- Sra. Uxía Valenzuela 

TINA ALONSO BARCÓN- Por abrirme las puertas de su casa, un mágico y hospitalario rincón y regalarme una tarde inolvidable de recuerdos y nostalgias.

NAHIR y JESUS PRESA, MI PADRE- Por su paciencia y la cesión de algunos recuerdos de familia.

Nota de autor: Casi al cierre de esta intentona biográfica que me ha permitido descubrir parentescos desconocidos para mi como el de Tina Alonso o Anxo Boente, mi sorpresa es mayor al saber de la existencia de Doña Matilde Leopoldina Boente Fernández, descendiente del segundo matrimonio de Leopoldo Boente Sequeiros con Doña Matilde Fernández Sestelo, y por tanto, sobrina viva de Jose Boente Sequeiros y que a sus 93 años goza de una sorprendente lucidez y es testigo excepcional de una época. Hago mis votos para que la claridad mental de Doña Tina y Doña Matilde vaya impresa en el mapa genético familiar y las acompañe muchos años.

Vigo, 1 de Octubre de 2014

I.S.B.N. 978-84-8190-576-2 VG : 967-2014

3 comentarios:

  1. Mucho he oído hablar de 'Lala' en casa de mis abuelos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lucas. Me impongo como administrador de este espacio la obligación y la cortesía de contestar a todos los comentarios. En concreto el tuyo es como una reflexión en voz alta que, sinceramente, ha despertado mi curiosidad. Entiendo que posiblemente, te refieras a Eladia -si tu infancia transcurrió en Salceda -o tal vez a Leopoldina. De la manera que sea, te envío un saludo. Jesús.

      Eliminar
    2. Por mi edad no he podido conocer a Eladia, pero soy el nieto de Fela Carrera y Nardo, de Salvaterra. Como supongo sabrás, mi abuela es hija de Don José Carrera, farmaceútico de Salceda y la cercanía que la familia de mi abuela tuvo con Eladia, hace que su nombre sea mencionado en múltiples conversaciones que hemos tenido.
      Un saludo, Lucas Suárez.

      Eliminar

jesuspresa@hotmail.es